La sospecha de que se esté cometiendo un delito no habilita a los agentes a acceder a una vivienda

El Tribunal Supremo ha recordado que, aunque se sospeche de que puede estar cometiéndose un delito en una propiedad privada esto no da derecho a ningún agente de la ley a acceder a la misma sin una orden del juez o sin que el propietario de permiso para acceder.

Para ello utiliza el ejemplo del último caso que han tenido que tratar, donde 2 agentes de la Policía Nacional de Sevilla entraron en el domicilio del sospechoso sin orden judicial y sin pedir permiso a los propietarios del inmueble. En este caso, los agentes estaban tras la pista de un sospechoso por tráfico de drogas, acudieron a su domicilio y llamaron a la puerta, les abrió la madre y tras preguntarle por el sospechoso ella respondió que se encontraba en el baño. Sin preguntar o pedir permiso, los agentes entraron en el piso y detuvieron al sospechoso, además en la habitación de este incautaron varios gramos de cocaína.

Tras este suceso, en el informe policial, los agentes pusieron que la detención se produjo en la vía pública y que la cocaína se le había caído al suelo al sospechoso. El atestado policial posterior destapó las mentiras del informe y comenzó la investigación sobre lo sucedido.

Finalmente, el Tribunal Superior ha condenado a los agentes por allanamiento de morada a un año y 9 meses de prisión e inhabilitación absoluta durante 6 años; por detención ilegal a una multa de 1.080 euros, y por falsedad en documento oficial a 3 años de prisión, a una multa también de 1.080 euros, y a inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión de Policía durante dos años.

0 Reviews

Write a Review

Cristina Pérez

Read Previous

Condena a empresa que negó teletrabajo a una empleada

Read Next

CGPJ creó espacio sobre protección de datos en su web