Aplazado el juicio contra Sarkozy por corrupción y tráfico de influencias

Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia, se ha sentado en el banquillo de los acusados como posible culpable de un delito de corrupción y tráfico de influencias, que le pueden llevar a la cárcel por diez años.

Sarkozy fue presidente entre 2007 y 2012 y se retiró de la vida política en 2016. El expolítico conservador ha defendido su inocencia en todo momento y afirma que es víctima de una conspiración en su contra.

El juicio dio comienzo ayer lunes, pero se ha suspendido por enfermedad de un acusado. La presidenta del Tribunal de París ha solicitado un examen médico para aplazar la vista sine die o retomarla el próximo jueves.

Está acusado, junto a su abogado Thierry Herzog, de un presunto intento de corromper Gilber Azibert, magistrado que era abogado ante el Tribunal del Supremo por aquel entonces. La acusación mantiene que Sarkozy y Herzog ofrecieron a Azibert conseguirle un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco a cambio de ayuda en otra investigación judicial contra el expresidente, como publican El País y elDiario.

Los tres se enfrentan a los mismos delitos, que en el caso de Herzog se le suma la violación de secreto profesional. La pena es de hasta diez años de cárcel y una multa de un millón de euros.

Más acusaciones contra Sarkozy

El expresidente deberá afrontar dos juicios más en los próximos meses. Por un lado, se sentará en el banquillo por presunta financiación ilegal de su campaña electoral de 2012, en la que perdió ante François Hollande. Por otro, también se enfrenta a otro juicio por la presunta financiación del régimen libio de Muamar Gadafi en el año 2007.

La postura de Sarkozy es la misma en todos ellos: declararse inocente. El expolítico defiende ser víctima de una trama política de los jueces de instrucción. Su crítica ha sido tan feroz que varios asociaciones judiciales lo han denunciado ante el Consejo Nacional de la Magistratura por una “presión inaceptable e intolerable sobre los jueces”.

0 Reviews

Write a Review

Cristina Pérez

Read Previous

A juicio por negarse a llevar mascarilla

Read Next

El Parlamento Europeo plantea abandonar los estados de emergencia