Caso Codere activará el primer “Discovery” en España

Un juzgado de Estados Unidos concedió autorización a la familia Martínez Sampedro, fundadora de la multinacional Codere, para usar un “discovery” como prueba en la demanda contra el fondo de inversión Silver Point.

Esto significa un hito procesal en España, pues será la primera vez que un ente pueda acceder a las pruebas, como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Es así como la familia fundadora de Codere dio un nuevo paso en la actuación pionera en el campo procesal mercantil español y también para recuperar el control de su compañía.

La revista Buen Gobierno, Iuris&Lex y RSC, de elEconomista, informan que con el plácet del juez norteamericano el “Discovery”, se puede utilizar como prueba muy relevante sobre la considerada ilegal toma de control de la firma española.

De acuerdo con la publicación, el procedimiento de “Discovery” americano permite la obtención masiva de pruebas digitales para los pleitos llevados a cabo tanto en Estados Unidos como en otras jurisdicciones, siempre que se obtenga el permiso de la Corte que lo autoriza y haya conexión con Estados Unidos de la parte sobre la que se solicita el procedimiento.

Pero la solicitud de información debe estar muy bien argumentada cuando se haga. No vale presentar solicitudes indiscriminadas para ver si se acierta.

Un caso reciente fue el del Consejo de Defensa del Estado de Chile (Fiscalía) que obtuvo documentos y testimonios de bancos de Miami, que sirvieron para identificar las cuentas bancarias opacas del exdictador Augusto Pinochet y se pudieron recuperar importantes cantidades para el Fisco.

Ahora, por ejemplo, las pruebas de “Discovery” podrían eliminar posibles suspicacias ante la casualidad de que el actual presidente de la CNMV, Sebastián Albella, era parte de la firma de abogados Linklaters, elegida por los bonistas de Codere en 2013 para llevar ante los tribunales de Nueva York a la compañía, aun gestionada por la familia Martínez Sampedro. Este procedimiento terminó en un pacto para la reestructuración de la compañía, que los fondos buitre han incumplido.

Alejandro Villalobos

Read Previous

PSD2: La norma que cambiará la forma de pagar

Read Next

Trabajo pone la lupa en los temporales y autónomos