Se declara improcedente el despido de un trabajador al no poderse demostrar que sus desconexiones durante el teletrabajo eran voluntarias

La empresa en la que trabajaba dicho empleado decidió imponer el despido como solución ya que, el trabajador no cumplía con las horas de trabajo ningún día.

El Juzgado de lo Social 4 de Santander ha sido el que declaró improcedente dicho despido. El trabajador era un teleoperador que ofrecía los servicios de “call center” desde su casa y que se desconectaba antes de su horario de finalización de la jornada laboral, nunca justificó dichas desconexiones a la empresa, que decidió realizar un despido disciplinario.

Por lo tanto, la empresa debe readmitir al trabajador bajo las mismas condiciones que tenía antes de su despido o abonarle una indemnización de 2.540€.

En la sentencia, se destaca que no se puede demostrar si han sido desconexiones voluntarias. Mientras la empresa acusa al trabajador de incumplimiento de su contrato, él se defiende destacando que se quejó en múltiples ocasiones de los fallos del sistema, que según su palabra era los que provocaban dichas desconexiones.

0 Reviews

Write a Review

Cristina Pérez

Read Previous

El Gobierno defiende el estado de alarma declarado inconstitucional

Read Next

Primeras sanciones que se retiran por saltarse el confinamiento tras la sentencia del TC