Cabify regresa a Barcelona con nuevo modelo de negocio

La empresa española Cabify vuelve a Barcelona y su área metropolitana. Tras su abandono el pasado mes de enero debido a la entrada en vigor del nuevo decreto ley de la Generalitat, la plataforma nacional regresa, pero esta vez actuará como empresa de transporte

El decreto ley de la Generalitat prohibía el uso de las empresas de alquiler de coches con conductor, conocidas como VTC. Así, en vez de trabajar la compañía como agencia de viajes, ejercerá como empresa de transporte. Como consecuencia, Cabify tiene su vuelta respaldada jurídicamente, resultado de un trabajo muy “minucioso que, en caso de que se cuestionara o se tomara alguna medida en contra, se debería realizar las mismas acciones con las demás empresas de VTC tradicionales que siguen ejerciendo con toda normalidad en Cataluña”.

Al actualizar las nuevas condiciones de servicio de Cabify, la plataforma te mostrará un mensaje en el que se indica que “aunque tu primer trayecto tendrás que solicitarlo con 15 minutos de antelación, después volverás a disfrutar del servicio con la inmediatez de siempre”. En las sucesivas veces, no será necesaria realizar el mismo proceso. Se volverá a disfrutar del servicio con la misma inmediatez que siempre.

Cabify vuelve a Barcelona esta vez con una flota de 300 vehículos, un número inferior si comparamos con el total existente hace dos meses. Esto podrá provocar colapsos y demoras.

La plataforma, presente en doce países, expresa que su retorno a Barcelona tiene como fin responder “a su compromiso con la ciudad, sus usuarios, sus empleados, sus colaboradores conductores y toda su red de empresas asociadas”.

Para poner en marcha este nuevo modelo de negocio, Cabify ha adquirido una empresa de transporte bajo el nombre VTC Prestige&Limousine SL, sociedad mediante la cual ha comenzado a prestar servicios en Barcelona desde el pasado jueves 7 de marzo.

Redacción

Read Previous

Cuatrecasas y MicroBank impulsan el emprendimiento innovador

Read Next

Iñigo Méndez de Vigo se despide de la política