Un Abogado General del TUE apoya la prohibición de transportes ilegales

Un Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha apoyado la prohibición de los transportes ilegales, como el servicio que ofrece la plataforma de UberPop, el cual pone en contacto a usuarios con conductores no profesionales ya que se trata de una actividad de transporte y no de un servicio de la sociedad de la información, según indica el letrado del TUE.

De hecho, el asunto enfrenta en Francia a la plataforma estadounidense Uber con las autoridades, las cuales han acusado a la marca por ofrecer su servicio de contacto entre clientes y conductores particulares no profesionales que realizan el transporte con sus propios vehículos particulares.

Por su parte, Uber mantiene que Francia debería de haber notificado a la Comisión Europea los cambios en normativas y técnicas que han permitido abrir el caso, porque así lo exige la directiva de servicios de la sociedad de la información, y que no haberlo hecho invalida el proceso.

El letrado, Maciej Spuznar, ha señalado que “el servicio UberPop está incluido en la ámbito del transporte y sólo se refiere a la actividad digital de manera ‘incidental’, por lo que no es necesario que el país notifique a Bruselas el proyecto de ley”.

En realidad, la ley francesa que regula la actividad de transporte de pasajeros prohíbe a los conductores no profesionales ejercer esta actividad porque no disponen de las autorizaciones necesarias para hacerlo.

Por otra parte, otro Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha señalado que una empresa puede obligar a sus empleados a trabajar hasta doce días seguidos siempre y cuando se cumplan las normas sobre el descanso diario y la duración máxima de trabajo semanal ya que el día de descanso que tiene que concederse a los trabajadores no tiene que ser obligatoriamente el séptimo día después de seis días de trabajo consecutivos.

Colaborador

Read Previous

Despacho de abogados Cuatrecasas abre nueva oficina en Pekín

Read Next

El Tribunal Supremo tipifica la corrupción en empresa pública como malversación