La decisión del Constitucional alemán socava la credibilidad y el margen de maniobra del BCE

La decisión del Tribunal Constitucional de Alemania, que exige al Banco Central Europeo (BCE) la introducción de cambios para justificar la proporcionalidad de su programa de compras de deuda pública PSPP al considerar que puede haber excedido las competencias de la Unión Europea (UE), socava la credibilidad del banco central y obstaculiza su labor en medio de la peor crisis en la historia de la zona euro, según el consenso de analistas recopilado por Europa Press.

El veredicto del Alto Tribunal germano, a pesar de dejar al margen las medidas adoptadas durante la crisis de la Covid-19, representa un jarro de agua fría para las expectativas de una acción ilimitada del banco central en respuesta a los desafíos planteados por la pandemia al abrir la puerta a que se presenten más demandas contra el programa de compras de emergencia (PEPP) lanzado en marzo por el BCE.

“El Tribunal Constitucional alemán ha debilitado la credibilidad del BCE”, señalan los analistas de Bank of America, para quienes el fallo de los jueces germanos deja potencialmente dañadas la longevidad y flexibilidad del Programa de Compra del Sector Público (PSPP) y el Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP), mientras que el riesgo de que el Bundesbank no pueda participar en el futuro ha dejado de ser teórico.

Asimismo, desde un punto de vista legal, advierten de que la cuestión sobre la proporcionalidad requerirá de la participación del Gobierno y el Parlamento de Alemania, algo en lo que coinciden desde Nordea, que señala que estas instituciones tienen el deber, según el dictamen del Tribunal de Karlsruhe, de continuar monitorizando las decisiones del Eurosistema sobre las compras de bonos del gobierno bajo el PSPP, mientras que intensifican la necesidad de intervención de las políticas fiscales.

“El resultado más probable es que el BCE proporcionará una evaluación que permitirá que las compras continúen”, apuntan desde el banco escandinavo, aunque subrayan que la decisión de los jueces alemanes limita aún más el margen de maniobra del BCE y advierten de que, en el caso del PEPP, un hipotético veredicto sería más severo, ya que muchas de las salvaguardas del PSPP fueron relajadas para este plan de emergencia.

“Los detalles del veredicto pueden restringir el margen de maniobra futuro del BCE para ajustar los límites autoimpuestos para su QE, como el límite de emisor y la adhesión a la clave de capital. Además, los detalles marcarán un obstáculo bajo para los próximos desafíos del nuevo programa PEPP”, apunta Oliver Rakau, de Capital Economics.

En este sentido, señala que la reacción inicial del euro a la decisión del tribunal germano fue una caída de 0,7% frente al dólar, mientras que la brecha de los rendimientos del bono italiano a 10 años y su equivalente alemán se amplió más de 10 puntos básicos. “La reacción no es menospreciable considerando el amplio volumen de liquidez existente en el mercado actualmente”, explica.

“Una vez más, Alemania levanta la voz para “apretar las reglas del juego”, lo que puede convertirse en un riesgo incluso mayor que la pandemia para la economía regional”, afirma Álvarez, para quien si el BCE logra armar una respuesta contundente, este episodio será un hecho aislado, aunque el precedente que este fallo deja en el sentimiento de los inversores podría pesar a largo plazo en la credibilidad de las instituciones europeas y, especialmente, en el símbolo monetario.

Redacción

Read Previous

Decretado: La mitad de agosto será hábil

Read Next

Díaz espera que se alcance un acuerdo en el diálogo social sobre medidas de desescalada