1870, año del primer juicio penal a una empresa

Es a partir de 2010 que el Tribunal Supremo comenzó a seguir juicios de responsabilidad penal contra personas jurídicas, al menos eso es lo que se creía. Un hallazgo de dos abogados penalistas indica que en 1870 el ente juzgó por primera vez a una empresa.

Todas las decisiones del Tribunal sobre esta figura jurídica están contenidas en la web www.personasjuridicas.es, desde el 1 de enero. Se trata de sentencias, resoluciones, autos sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

La recopilación de los documentos la hicieron Víctor Martínez y Laura Casal, ambos letrados y estudiosos del derecho, de dos diferentes despachos, que se conocieron en la universidad.

Es parte de la tesis doctoral de Martínez, quien agregó que Casal, su alumna en la Universidad de la Rioja (Unir), que hoy labora en un despacho en Quito, la capital de Ecuador. “Hemos invertido más de seis meses y dinero en esta iniciativa, sobre todo el soporte informático”, añadió Martínez.

De acuerdo al hallazgo de estos juristas, fue el 5 de diciembre de 1870 la primera sentencia del Tribunal Supremo en materia penal a una persona jurídica.

Desde la entrada en vigor de la responsabilidad penal de las empresas, en 2010, son cuatro las sentencias del Alto Tribunal español que ratifican las condenas a sociedades mercantiles por delitos contra la salud pública (tráfico de drogas), estafa procesal en grado de tentativa, blanqueo de capitales y fraude tributario, entre 2016 y 2018, con multas que van desde los 775 millones y 72.000 euros, y penas interdictivas como la pérdida temporal de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de beneficios o incentivos fiscales y de la Seguridad Social.

El Tribunal Supremo endureció en 2017 las penas por corrupción en las empresas públicas a través de sociedades mercantiles con participación pública.

Alejandro Villalobos

Read Previous

Foro para la mediación asesorará al Ministerio de Justicia

Read Next

85% de mujeres que ostentan empresas son titulares directas